Ahora mismo, mientras escribo, me acecha el fantasma triste de una mujer de época. Ella se acerca, sigilosa, y me susurra que es mi futuro.

Mi cuerpo tiembla. Le tengo un miedo terrible a volverme loca.

Anuncios