Hoy no quiero regalarle odas a la tristeza ni dedicarle un minuto a la agonía. Hoy le regalo un poema de amor a mi sombra y le sonrío cómplice al autor. Al fin y al cabo de bravo este tiene solamente el nombre.

Cuando estemos de nuevo con nosotros

Cuando estemos de nuevo con nosotros
contándonos los gestos,
cuando estemos hablando de las gentes
a quienes más queremos,
quédate, por favor, mirando el surco
que dejan tus dos ojos en mis huesos.

Y dame lo que puedas de tu alma,
lo que no necesites de tu afecto,
lo que logres sacar sin sacrificio
de tu casa de sueños.

Yo tomaré, de fiesta, lo que quieras,
aunque sea el milagrillo más pequeño.
No es que yo sea mendigo,
es que cualquier amor es amor bueno.

Anuncios