Es apenas una sombra la que lleva sus zapatos,
un atisbo de mujer.
Sus manos, negras, sostienen margaritas.

Anuncios