En la Alhambra hay tantos misterios que no cabrían todos en los cuentos de Las mil y una noches. Por eso los poetas sufren, en carne propia, los destellos de locura que propicia la arquitectura mística de los árabes. Luis García Montero, quien nació en Granada en 1958, no se escapó al desvarío mágico y, tomando sus poderes de uno de esos libros de hechicería que abundaban en los palacios abandonados de la antigua España feudal, encadenó a su musa a las páginas de un tratado de versos.

Aquí les dejo su hechizo, su amenaza… su testamento.

Recuerda que tú existes tan sólo en este libro

Recuerda que tú existes tan sólo en este libro,
agradece tu vida a mis fantasmas,
a la pasión que pongo en cada verso
por recordar el aire que respiras,
la ropa que te pones y me quitas,
los taxis en que viajas cada noche,
sirena y corazón de los taxistas,
las copas que compartes por los bares
con las gentes que viven en sus barras.
Recuerda que yo espero al otro lado
de los tranvías cuando llegas tarde,
que, centinela incómodo, el teléfono
se convierte en un huésped sin noticias,
que hay un rumor vacío de ascensores
querellándose solos, convocando
mientras suben o bajan tu nostalgia.
Recuerda que mi reino son las dudas
de esta ciudad con prisa solamente,
y que la libertad, cisne terrible,
no es el ave nocturna de los sueños,
sí la complicidad, su mantenerse
herida por el sable que nos hace
sabemos personajes literarios,
mentiras de verdad, verdades de mentira.

Recuerda que yo existo porque existe este libro,
que puedo suicidarnos con romper una página.

Anuncios