WP_000330

La buena suerte es de color verde clarito… por eso se nos pierde tanto. Niña al fin, le gusta esconderse tras las maticas y asustar a los viajeros apareciéndoseles un instante. A veces, teniéndola de frente, algunos caminantes no la reconocen y ahí es cuando Suertita, que no entiende de almas miopes, se espanta  y vuelve a la tierra, a esconderse debajo de una piedra.

Su refugio preferido es aquello que nosotros llamamos pereza.

Anuncios