Allá arriba a alguien le ha dado por jugar con el destino, lo coje, lo cambia de lugar, lo sube, lo baja… lo pone viejo. Nada, que se pasa la tarde entretenido.

Ya me tiene muy cansada el jueguecito ese. Y más cuando los hilos que corta siempre son los míos.

Anuncios