Vendrá la muerte y tendrá tus ojos –
esta muerte que te acompaña
de la mañana a la noche, insomne,
sorda, como un viejo remordimiento
o un vicio absurdo. Tus ojos
serán una vana palabra,
un grito callado, un silencio.
Así los ves cada mañana
cuando sobre ti sola te pliegas
en el espejo. oh querida esperanza,
ese día también nosotros sabremos
que eres la vida y eres la nada.

Para todos tiene la muerte una mirada.
Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.
Será como abandonar un vicio,
como ver en el espejo
reaparecer un rostro muerto,
como escuchar unos labios cerrados.
Descenderemos al abismo mudos.

Era tanta la agonía, que de un tiro se voló la calma. Apenas 42 años lo abrazó la vida. La muerte, esa fatal mujer que no adivina edades, se lo llevó en un beso.

Anuncios