Así, como quien no quiere la cosa, él me presentó el pretexto perfecto… la excusa poema.

Fumo -explicaba- porque el cigarro me hace sentir menos solo.

Anuncios