Sus letras poseen, tengo que admitirlo, el poder del exorcismo. Sus oraciones amarran a las patas de la cama mis sensaciones y las vapulean, sin misericordia, arrancándole las palabras.

He sido violada una y mil veces por sus historias. No me arrepiento.
Si soy sincera… lo he disfrutado.

Anuncios