1235445_619673574739185_324204693_n

Siempre he creído que las estrellas fugaces son piedras vivas que aran los ángeles en el cielo. Cada deseo que les pedimos se convierte en piedra nueva y así es como se reproducen. Los ángeles, encargados de alimentarlas con sueños, las dejan escaparse de vez en cuando para enterarse de los secretos terrestres.

Anuncios