Las cosas bellas (decía mi abuela) de alguna manera nos dejan heridas. Por eso desconfío de los regalos simples.

Los libros, tan aparentemente inocentes, esconden entre sus líneas balas perdidas. Ya Cupido, declarado ecologista, no anda por el mundo malgastando flechas. Según los chismes divinos firmó, hace muy poco, un contrato con la Smith & Wesson.

Anuncios