Travesti… sueno como un travesti. Ya no contesto siquiera el teléfono de mi casa. Esta gripe me ha cogido desprevenida y ha venido a aparecer justo en el momento en el que planificaba mis vacaciones. No es justo. Pareciera que los de arriba se ponen de acuerdo para castigarme justo cuando comienzo a divertirme.

Para estas vacaciones he tenido que apertrecharme de antibióticos y antihistamínicos por si algún coco de los que usualmente merodean por mi garganta se le ocurre aparecer. Que ya se viene haciendo costumbre eso del catarrito en medio de julio… y Guanabacoa me queda muy lejos. No sé… parece que tengo sangre para eso de las enfermedades.
Me duele la garganta, toso como si fuera el tubo de escape de algún camión de carga, y no tengo hambre… Yo sin hambre!!!… Eso es que me voy a morir pronto.

Ustedes recuerden… si no les da tiempo a despedirse: siempre me han gustado los claveles blancos.

Anuncios