Tus hijos han caminado
tantas noches
sobre mi espalda,
se han derramado
tantas veces
sobre mis nalgas,
que no tengo otra palabra
para llamarlos
que no sea: huérfanos.

Anuncios