Ella cree (cuando le conviene) en las señales y clichés de otros tiempos. Consulta poemas lúcidos antes de salir a la calle y jamás cierra los ojos sin persignarse un cuento.

Su templo, lleno de libros, la absuelve de cada verso.

Anuncios