El encuentro

Ofelia lo estuvo esperando hasta las 12. Las sombras de la noche le roían la cordura y el fantasma del rey muerto que merodeaba el castillo acechaba sus miserias. Pero ella esperaba… el sueño, el maldito sueño, le acariciaba las mejillas, y sin embargo, aunque la sospecha de un desencuentro le atenazaba la garganta, ella... Leer más →

Una idea

A Alexandro Jodorowsky le robé la idea, y esta trata, ni más ni menos, de volverse original. Hoy, para variar, vamos a crear “anuncios” -de esos que (en otros países) se escriben en los periódicos. Jodorowsky apuntaría, por ejemplo, los que aquí me digno a adjuntar: “Por capricho vendo todo” “Cambio una cosa por otra”... Leer más →

No eran molinos

Ayer tuve un sueño Raro, Oscuro, Lleno de lanzas. Soñé que dormía Con Don Quijote. El caballero No caballero, Casi a las doce Entró en mi cama. Solo recuerdo De aquella noche. Que al otro día, Por la mañana, Buscando un beso Herido, Perdido, Encontré un hombre Bajo mis sábanas.

El chisme

Yo le cuento primero a una y luego a la otra. Es tremenda la noticia. Ambas, con la boca abierta, exclaman: ¿Que qué...? Yo sonrío. Así, como lo oyen… pareciera increíble, pero es verdad.

Resurrección

Aquella mujer desnuda que abrazaba a la farola se me hacía familiar conforme la luz crecía. Marcas de dientes se entreveían en sus brazos y de su pie derecho, duro, blanco, frío, le nacía un grillete. Llena de ampollas estaba la mujer desnuda. Su pelo, que otrora había sido largo y voluminoso, era apenas conformado... Leer más →

Huérfanos

Tus hijos han caminado tantas noches sobre mi espalda, se han derramado tantas veces sobre mis nalgas, que no tengo otra palabra para llamarlos que no sea: huérfanos.

Sal con una chica que lee

Rosemary Urquico publicó el artículo que me hubiese encantado a mí escribir... apenas un consejo... uno dedicado a aquellos que aprecian la literatura. Yo, que suscribo todo lo escrito, he decidido regalarles algunos fragmentos. Sal con una chica que lee Sal con alguien que se gasta todo su dinero en libros y no en ropa,... Leer más →

El juego

Te valdría bien mantenerte alerta - le aconsejo a un amigo. Los juegos con la ruleta son peligrosos. Si arriesgas todo al azar puedes terminar volándote sesos, incluso cuando la pistola no está cargada. María ha muerto -me susurra al oído. Esta vez estoy lanzándole los dardos a Ann... y me han dicho que ella... Leer más →

El caminante

Él camina triste, melancólico… arrastrando sus sueños sobre la arena. Con su equipaje al hombro, lleno de antiguas dudas, viaja. Lentamente camina… Las olas, a su paso, eliminan sus tristezas.

La religiosa

Ella cree (cuando le conviene) en las señales y clichés de otros tiempos. Consulta poemas lúcidos antes de salir a la calle y jamás cierra los ojos sin persignarse un cuento. Su templo, lleno de libros, la absuelve de cada verso.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑