Él es martiano, fanático a Silvio, ve muñequitos y además baila!!!! Sí, sí… lo sé; es un bicho, un bicho rarísiiiiiiiiiiiimo.

Es de esos pocos hombres a los que les ofende que las flores se tiren y no se entreguen, de los que se callan las pérdidas y miran con buenos ojos las piedras de regalo. De los que obsequian canciones y hacen dibujitos. Un bicho raro.

Yo, que lo conozco, puedo asegurar que no es venenoso y que, como los colibríes, da buena suerte a quien lo descubre. Es bueno… un bicho bueno. Uno de esos bichos que (estoy casi segura) se encuentra en peligro de extinción.

Anuncios