disco

Anoche soñé que era un disco. Un antiquísimo disco de vinilo. Jazz de barrio recorría mis entrañas y una afilada aguja dorada extraía de mi cuerpo (ya destruído y cansado) los últimos compases de un violín marcado que llenaba el aire de nostalgia. Aquella aguja dorada me perforaba el alma. Mientras… música de obreros tristes emanaba de mi garganta.

Anoche soñé que era un disco.

Anuncios