libro nubes

Para enfrentar tormentas me lo regalaron… llegó en medio de un naufragio y decidió hacerle compañía a cierta isla perdida que se ha anclado en mis recuerdos.

Mi abuela decía que los espejos son caminos secretos que llevan alma; y por eso uno no debe mirarse demasiado en ellos, porque puede perderse. ¿Quién sabe? Quizás sean sólo palabras de alguien que temía encontrarle el alma al tiempo.

Sólo sé que aquellos que Galeano convirtió en libro son, parafraseando alguna dedicatoria, un intento de alivio para las noches tristes.

Anuncios