De vuelta a casa, cuando el humo de los cigarrillos me envuelve en una nube gris, desaparezco. Me cubren la escapada minutos silenciosos que se le corren al tiempo.

La ventana de mi cuarto no hace ningún sonido cuando me marcho. Es mi cómplice.

Anuncios