A veces la luna tiene dibujada una sonrisa, y una, que no comprende, se pregunta ¿de qué se ríe? ¿por qué me mira con ese gran tajo blanco? ¿será que el gato de Cheshire se le aparece en sueños?
¿Qué le habrá contado el minino misterioso a la mujer del cielo? ¿Qué obscenas historias, qué oscuros deseos?

A veces, cuando la luna ríe, yo me pregunto: ¿se habrá enterado de mis secretos?

Anuncios