Cada espejo roto cuenta una historia de desamor. Cada copa abandonada, cada papel arrugado… A veces, sin embargo, las historias se duermen en cajas de zapatos viejos. Y se marcan con nombres y se etiquetan con fechas.

Hay personas que en su casa tienen hasta estanterías… todas ellas llenas de recuerdos.

Anuncios