Pulgarcita

A veces quisiera ser
pequeña como Pulgarcita
y agarrarme por las tardes
a algún pétalo de flor.
Volar entre los claveles
con sólo un soplo de viento,
y robarme de las nubes
un tenue rayo de sol.

A veces esta agonía
de sentirme tan inmensa
me lleva hasta la ventana
que comienza en mi balcón.
Y me asomo a la baranda
donde me espera el abismo
anhelando algún gigante
que me regale una flor.

Anuncios