Palabras

A veces se me esconden en los dientes y se niegan a salir. Otras veces, quizás las menos, mis manos las conjuran y se convierten en papel. …Antes que tú poblaron la soledad que ocupas, y están acostumbradas más que tú a mi tristeza…

Hombres sin miedo

Los sepultureros son hombres sin miedo… y sin escrúpulos. Hurgan entre los muertos con sus manos limpias no tan limpias y juegan con la cordura de los vivos. Los sepultureros no le tienen miedo a la muerte. Entran en las bóvedas oscuras bajo promesas de alcohol y arrebatan con alevosía cualquier rastro de nostalgia que... Leer más →

La ventana

De vuelta a casa, cuando el humo de los cigarrillos me envuelve en una nube gris, desaparezco. Me cubren la escapada minutos silenciosos que se le corren al tiempo. La ventana de mi cuarto no hace ningún sonido cuando me marcho. Es mi cómplice.

Hincha blaugrana

Canta Sabina “Motivos de un sentimiento” y yo, coreándole, le robo las palabras (incluso cuando su canción no sea para mi equipo). Aquí me pongo a contar motivos de un sentimiento que no se puede explicar. Y eso que no doy el tipo de hincha rapado y violento, pero que gane mi equipo… Lo confieso,... Leer más →

Lección de dialéctica

Según Johann Gottlieb, del sujeto se deriva todo. Él afirma que el yo engendra por oposición el "no yo" y ambos están subordinados a un principio de unidad total. Hegel, en cambio, clama que "Todo lo real es racional y todo lo racional es real". Por supuesto, para Karl Marx, el concepto de dialéctica aplicaba... Leer más →

… a veces la luna

A veces la luna tiene dibujada una sonrisa, y una, que no comprende, se pregunta ¿de qué se ríe? ¿por qué me mira con ese gran tajo blanco? ¿será que el gato de Cheshire se le aparece en sueños? ¿Qué le habrá contado el minino misterioso a la mujer del cielo? ¿Qué obscenas historias, qué... Leer más →

Ella baila

María baila entre los espejos mientras Ann pretende atrapar el tiempo. María baila. Se mueve a través de las porcelanas chinas y las cortinas de organdí. Baila. El mundo a su alrededor se disipa. Los niños crecen, las mujeres se hacen viejas, las cortinas se deshilachan. A ella no le importa. Baila. El fuego de... Leer más →

Almacén de memorias

Cada espejo roto cuenta una historia de desamor. Cada copa abandonada, cada papel arrugado... A veces, sin embargo, las historias se duermen en cajas de zapatos viejos. Y se marcan con nombres y se etiquetan con fechas. Hay personas que en su casa tienen hasta estanterías… todas ellas llenas de recuerdos.

En el Mejunje…

En Santa Clara está el paraíso, al menos en lo que se relaciona a las fiestas, en Santa Clara está el Mejunje. El único lugar en el mundo en que una canción infantil se convierte en ronda y un vals multitudinario se eleva al cielo con el maestro Sabina tiene, por fuerza, que denominarse Paraíso.... Leer más →

Como María… de vez en cuando.

De María siempre me ha fascinado su total irreverencia a las normas. A pesar de su descaro, siempre defiende sus opiniones y no tiene temor alguno al rechazo público (en especial en reuniones burocráticas). Hace un tiempo, en un debate absurdo, me sorprendió levantándose de su asiento para llamar abyectos a unos conferencistas. Ann, a... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑