Mientras las volutas de humo se escapan, cual prisioneras, de mis labios abiertos, tu cara de niño tierno se me dibuja en los ojos.

Han pasado muchos siglos desde aquel último beso.

Anuncios