Cuando el alma se enferma de nostalgia, como muchas veces suele suceder, la sonrisa amaga hacia una esquina y las lágrimas, de una en una, comienzan a escaparse por el dique roto en el que se convierten los ojos.
Cada gota salada es un pedazo de sueño que se escurre.

Anuncios