hamster

Soy un hámster. O al menos eso es lo que me dicen mis amigos.
Como, como, como… y no engordo. Ni una libra. ¡Y eso que estoy a dieta desde los 18 años! Desayuno pan todos los días (si pudiera más de uno), almuerzo arroz y frijoles en grandes cantidades y me tomo 3 vasos de agua con cada comida. Por si fuera poco me paso la vida tragando dulces, un pote de Nutella me dura par de días (si es el grande) y no me pueden faltar las meriendas vespertinas.

Incluso los colegas del trabajo que almuerzan conmigo están asustados porque dicen que no saben dónde meto tanta comida. Ya me da hasta vergüenza que me lleven a un restaurante. Ni siquiera mi hermano, que tiene la obligación moral de complacerme, me invita. Le tomó la frase a papá y cada vez que le digo que me saque a comer me suelta : ¡¡¡Que va!!! ¡¡A ti es más barato pagarte el entierro que la comida!!
No es justo… apenas peso 125 libras!! En kilos vendrían siendo unos 55 y para 1.70 m no es tanto. ¿A que no es tanto?
¡¡¡Si incluso me gritan flaca por la calle!!!

Nada, según Internet, esto puede suceder cuando una persona es MUY inteligente. Por si no lo sabían: las personas inteligentes consumen mucha energía porque piensan mucho y (los estoy educando) por esta razón suelen ser delgadas.
Como diría Taladrid: Saque usted sus propias conclusiones.

Anuncios