Uno sólo…

Para seguir tus pasos es precisa una guitarra. Cada cuerda que pulse me llevará a tus huesos, cada clavija rota me mostrará tus manos. Sólo necesito un roce para que me crezcan alas.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑