Lágrimas

Cuando el alma se enferma de nostalgia, como muchas veces suele suceder, la sonrisa amaga hacia una esquina y las lágrimas, de una en una, comienzan a escaparse por el dique roto en el que se convierten los ojos. Cada gota salada es un pedazo de sueño que se escurre.

Soy un hámster

Soy un hámster. O al menos eso es lo que me dicen mis amigos. Como, como, como... y no engordo. Ni una libra. ¡Y eso que estoy a dieta desde los 18 años! Desayuno pan todos los días (si pudiera más de uno), almuerzo arroz y frijoles en grandes cantidades y me tomo 3 vasos... Leer más →

El final

A veces las cosas se acaban y no entendemos por qué. A veces simplemente se terminan. Otras veces, quizás las menos, el final llega porque es lo adecuado, porque es lo que dicta esa “conciencia” que de vez en cuando perdemos y se empeña en aparecer justo cuando menos la necesitamos, o lo que es... Leer más →

What if…

¿Y si hiciéramos entre todos una máquina contra el olvido?... o mejor, una que permita olvidar. ¡Podríamos subir la patente a Amazon y volvernos millonarios! ¿Quién no la compraría? Todos tenemos algo que queremos olvidar. Yo, la muerte de mi abuela, mi padre la de su madre, el nieto del vecino la de su perro... Leer más →

Uno sólo…

Para seguir tus pasos es precisa una guitarra. Cada cuerda que pulse me llevará a tus huesos, cada clavija rota me mostrará tus manos. Sólo necesito un roce para que me crezcan alas.

Poema sádico

Lo reconozco, de vez en cuando pierdo la calma y ya no escucho, ya no razono, soy ciega y sorda. De vez en cuando porfío y lanzo mil gritos al silencio por cosas que no comprendes o yo no acepto. Y sigo siendo después de todo terca y obstinada, como una niña. A veces, incluso,... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑