Bienvenido el fuego

vela

Allá, lejos, en el mundo de las Marías, el fuego no existe. La luz es apenas una brisa dulce que refresca la noche y las velas, tan úṫiles aquí en la Tierra, se usan solamente con fines decorativos.

Cuenta la leyenda que por eso Juana (aquella francesa que llevaba un Arco en su apellido), verdadera creyente de una María, no se arrepintió de sus pecados y, ya cercana a la hoguera, no intentó siquiera escapar del fuego. Allá, dónde la esperaban, este siempre había sido bienvenido.

8 comentarios sobre “Bienvenido el fuego

Agrega el tuyo

  1. a mi gusta el fuego, otro tipo de fuego, el que se escapa de nuestro interior y va ascendiendo. Me gusta el fuego en la mirada y a ese tipo de fuego no le huyo, aunque en ello se me fuera la vida….

    besos en son de mar que te acompaña

  2. Me encantan los relatos épicos. Me gusta la gente que muere “con las botas puestas” como se dice por ahí. Cualquier cosa antes que la cobardía y la genuflexión.
    Maravilloso relato Mar.

  3. Es por eso el fuego el elemento de los valientes el fuego dura poco, pero antes de irse deja luz y casi siempre ardor en otros palos secos que podrán encederse enseguida, como decía el Che: “Prefiero morir de pie a vivir arrodillado”

Responder a Borgeano Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: