Los caminantes de aquel desierto contaban siete dunas en el camino. Eran pequeñas elevaciones que interrumpían el trayecto y que, de vez en cuando, en las tormentas de arena, les servían de refugio.

Muchos se perdieron en el paisaje… fueron pocos los sobrevivientes.

 

Anuncios