Cuando sea grande -me dice el vecinito más pequeño de mi barrio- nadie me va a regañar y decirme que haga lo que no quiera hacer.

Eso dices ahora, Carlitos -le respondo- deja que te llegue la hora de trabajar.

Anuncios