El suicida

El salvavidas lo agarró justo a tiempo, un minuto más tarde y el naúfrago hubiese sido presa de la tormenta. Las personas acumuladas en la orilla aplaudieron con fuerzas, se había llevado a cabo el rescate.

Yo nunca les comenté de la carta de despedida que leí anclada en la proa de su bote.
Sólo sé que, después del rescate…aún con las ropas empapadas de sal, con el murmullo de las olas en su cabeza, olvidóse del humo y partió… iba de nuevo a encontrarse con la mar.

19 comentarios sobre “El suicida

Agrega el tuyo

  1. Me has descrito por un instante…, pues soy de lo que son capaces de dar hasta la vida por aquello que aman, y si es un encuentro con el Mar bien vale la pena arriesgarlo todo.

  2. Triste y bonito a la vez. Aunque en realidad, quizás la próxima vez pensara que lo que seguro que alguna vez fue… Podría volver. Cuídate y me ha gustado

  3. Morir a tiempo. No está nada mal; ¿pero quién tiene el valor suficiente como para llevar a cabo el primero y la sabiduría como para reconocer al segundo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: