Oliva

Los claveles son mis flores porque antes eran las de ella. Y los frichuelos, y los batidos de chocolate. También los cuentos, los escondites, las poesías, y aquella muñeca (de porcelana) que yo no tocaba porque se rompía.

Las flores blancas que eran de ella ahora son rojas, pero son mías. Y sus memorias de tiempos viejos, de casas grandes, licorerías, estoy segura que se mudaron de su cabeza para la mía. Ella está en mi como está en el aire, con sus vestidos de muselina, y deja besos sobre mi almohada y esculpe abrazos con plastilina.

Es la mujer más linda que hay en el cielo, y si en las nubes  hay arcoiris, estoy segura que ella los pinta.

17 comentarios sobre “Oliva

Agrega el tuyo

  1. Más allá de las etiquetas, primero el valor intrínseco de las palabras, de lo que expresan. Alguna vez preguntaste si te recordarían cuando ya no estuvieses aquí; ¿No serían estas palabras una hermosa respuesta a aquella pregunta tuya?
    Cariños.

Responder a Dessjuest Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: