A veces me pregunto

A veces me pregunto qué harás cuándo me muera. Cómo serán tus lágrimas (si es que las derramas) y qué miseria ajena te cortará las venas.

A veces, cuando me duermo, comienzo a preguntarme si quizás, cuando me muera, a ti también se te escapará la vida. Y te imagino apagándote lentamente, como si fuesen tus años granos de un reloj de arena.
¿Te sentirás solo cuando me muera? En mis sueños, cuando te queda apenas un grano de vida, siempre me despierto.

23 comentarios sobre “A veces me pregunto

Agrega el tuyo

  1. “No debemos preocuparos por la muerte, ya que cuando ocurra, ya no estaremos ahí” Dijo Epicuro. pero está bien, me fui de tema, porque te preguntas por lo que sentirá el otro, el que queda, ante tu muerte. Buena pregunta, aunque se podría aplicar lo que dijo Epicuro: ya no estarás aquí, así que… Me fui de tema otra vez.
    En realidad lo que estás preguntando es si te aman. Si te aman hoy y ahora. Ése es el tema del post.
    Y ahora me gusta más.
    Cariños

      1. Lo que sucede, querida, Mar, es que hemos entrado en terreno pantanoso; el de la eterna pregunta: ¿De quién es el texto? ¿De quien lo escribe o de quien lo lee? No te apresures a responder, ya que la respuesta no es sencilla (fuera ésta cual fuere).
        El acto de escribir sobre otro texto (me) hace reflexionar en sí mismo; es decir que utilizo el acto de escribir como una busca en sí mismo; por eso es que fui modificando el punto de vista a medida que escribía (vaya: un test de Rorschach literario).
        Y creo que sí, que respondí a tu pregunta: la pregunta sobre si te amarán una vez que no estés acá, carece de sentido. El hecho de que la estés haciendo ahora mismo indica que necesitas la respuesta ya mismo, y aquí sí que la pregunta tiene sentido (y por eso dije que el post “ahora me gusta más”). Preguntarse si a uno lo van a amar ciuando ya no esté es fútil, lo que quieres saber es si te aman hoy, y eso no es nada banal. Es una pregunta fundamental. Ahora bien, la respuesta a ESA pregunta yo no puedo dártela.
        Sólo espero que sea afirmativa.
        Cariños.

    1. Gracias por el halago, Mar; es totalmente inmerecido. o sería mejor decir que es merecido de modo compartido: si dije algo inteligente o que valió la pena es porque tengo, frente a mí, a un interlocutor válido, también inteligente y capaz (no se puede dialogar de a uno).
      Con respecto al último punto, me encuentro en un “impasse” desde hace un par de meses. Sigo buscando (o mejor dicho, esperando que llegue), lo que el destino me depare.
      Cariños.

  2. Cuando mueras… cuando me faltes… cuando dejes de existir, solo me quedará ir a buscarte, pues sería insoportable la vida si no estás.

  3. Si el sol en su despertar
    tus hermosos ojos viera,
    envidioso se escondiera
    para no verlos brillar.
    Más no nos ha de faltar
    la luz de tu amor profundo,
    porque si el astro iracundo
    de su calor nos privara,
    con tus ojos nos bastara
    para iluminar el mundo.

Responder a Dessjuest Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: