No te vuelvas,
no respires,
no empañes el cristal.
Arranca
de uno en uno
tus plateados cabellos.
Emborrona
de un tirón
tus marcadas arrugas.
Pero no te vuelvas.
Los años
sólo se cuentan
cuando el espejo
los refleja.

Anuncios