No se escriben historias de amor cuando se anda feliz, para lograrlo, para crear una obra maestra tipo Romeo y Julieta, hay que estar completamente destrozado. La muerte tiene que andar rondando cerca o el acompañante de turno tiene que ser un (o una) grandísimo(a) hijo(a) de puta.
Los romances más hermosos los han escrito personas infelices, sufridas… ¿y a quién? Bueno… a mujeres tísicas o muertas, a chulos (miren la fama que cogió Yarini), a tipos perseguidos por la ley e incluso han osado dedicárselos a bígamos. Los boleros, los más famosos…. ¿de qué tratan? de desamor.

Así es la vida… una total incongruencia. Yo, por ejemplo, llevo todo el día tratando de enhebrar un poema, pero nada, no me sale… parece que no soy lo suficientemente infeliz.

Anuncios