Te regalo
una nube,
esta vez porque estás triste.
Te doy,
envuelta en un lazo rojo,
una nube blanca.
Es una copia
exacta
de aquella que me pediste
la primera vez
que nos encontramos.
Prometo
solemnemente
que no carga lluvia.

Anuncios