Ann y los gorriones

A ella se le nota algo raro, no es una mujer como todas… La carita de gata… Los ojos claros, casi seguro que verdes…

Agazapada en aquel rincón parece uno de esos felinos que adornan los palacios persas. Si la miras bien parece tener destellos amarillos en la mirada. Tiene los ojos tristes de aquellos que han perdido anocheceres. Y son claros, sí, muy claros… Ann siempre ha tenido los ojos medio dorados, medio verdes.

Aquella noche él le había contado la historia de los gorriones mientras le acariciaba la espalda. Ella, lentamente, se había ido quedando dormida. En su sueño, un poco raro, se mezclaban hombres y animales. El Sol la descubrió con un ave entre las piernas. Un pequeño pajarillo gris que se asemejaba en demasía a los famosos gorriones de aquel cuento.

7 comentarios sobre “Ann y los gorriones

Agrega el tuyo

    1. jajajaja… este pajarillo tenía alas… era de los que volaban. Pero sí…tienes razón: para las aves y para los jamones el tamaño si importa.

Responder a Dessjuest Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: