Rarezas

-Cuando bebé me chupaba el dedo gordo del pie.
-Aprendí a caminar a los 15 meses (según el ortopédico era muy vaga para querer intentarlo antes).
-No lloré cuando entré por primera vez a la escuela.
-Nunca me gustó jugar a las muñecas.
-Me hice la primera fractura montando patines con los varones del barrio.
-Cuando me castigaba mi mamá, subía a mi cuarto y me ponía a leer (como si aquello pudiese molestarla).
-Me castigaban tanto que me leí par de veces el Tesoro de la Juventud antes de los 12 años.
-Me enamoré de C++ el día que empecé a programar…
Y me cuesta un trabajo descomunal tomar un cepillo y peinarme.

Lo confieso… puedo ser un poco rarita de vez en cuando.

17 comentarios sobre “Rarezas

Agrega el tuyo

  1. Todos somos medio “raritos” de tanto en tanto. sobre todo para la mirada del otro. la cosa se pone grave cuando esas “rarezas” ya nos llaman la atención a nosotros mismos.
    Saludetes.

  2. Mi niña, son éstas rarezas las que nos hacen mejor, las que identifican algo de lo que somos, las que nos harán sentir vivos y felices cuando el mundo parece caerse a pedazos, cuando todo parece irse al carajo. Las rarezas nos hacen humanos.

    Me encanto la de irte a leer, curioso y constructivo: te aprisionaban el cuerpo, pero tu liberabas tu mente, y esa libertad inmensa se ve reflejada en estos bellos escritos que compartes, gracias a ti por compartirlos y gracias a tus padres por castigarte y a ti por soportarlo.

    Otro inmenso abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: