-Cuando bebé me chupaba el dedo gordo del pie.
-Aprendí a caminar a los 15 meses (según el ortopédico era muy vaga para querer intentarlo antes).
-No lloré cuando entré por primera vez a la escuela.
-Nunca me gustó jugar a las muñecas.
-Me hice la primera fractura montando patines con los varones del barrio.
-Cuando me castigaba mi mamá, subía a mi cuarto y me ponía a leer (como si aquello pudiese molestarla).
-Me castigaban tanto que me leí par de veces el Tesoro de la Juventud antes de los 12 años.
-Me enamoré de C++ el día que empecé a programar…
Y me cuesta un trabajo descomunal tomar un cepillo y peinarme.

Lo confieso… puedo ser un poco rarita de vez en cuando.

Anuncios