Dominó

El dominó es un juego de mesa en el que se emplean unas fichas rectangulares divididas en dos cuadrados. En cada una se representa un par de valores posibles y el juego completo de fichas de dominó consta de 55 fichas.

Wikipedia lo detalla técnicamente casi a la perfección. Sin embargo… yo puedo asegurar que por juegos como este se divorcian parejas.

El fanatismo que genera casi se compara a la satisfacción de zamparse en una noche un pomo de Nutella (casi). Lo jugué una vez 8 horas seguidas (ganando, por supuesto) y me levanté porque casi me botan de la casa. Mi madre está que no soporta ver un tablero. Y no es para menos… la semana pasada en casa se jugó una maratón de dominó. Todos los días se escuchaban los gritos de: mira que eres malo, eso es demasiado, no te agaches más, tú lo que tienes es un taladro… etc, etc, etc. El récord fue de 13 juegos ganados, incluídos 7 pollonas. Pregúntenle a Rafa.

Y es que el dominó es así… genera sentimientos. Espero pronto poder invitarlos a todos a una partidita.

27 comentarios sobre “Dominó

Agrega el tuyo

  1. Yo viví seis años en Miami y allí la comunidad cubana es fanática del dominó. Como tú dices, se pasan horas y horas jugándolo. Una verdadera pasión.

      1. Yo llevo cinco días sin fumar y estoy a punto de darme la cabeza contra la pared o de apretarme los dedos con la puerta.
        Los vicios son así. Peores que un rencor.

        1. Exacto Mar; de hecho, yo ya he recaído en el vicio antedicho. Será para otro momento.

  2. Aquí, en Europa, debe ser más sencillo, solamente tenemos que memorizar 28 fichas, el seis doble es la piedra (un peligro en malas manos), la blanca doble puede ser un arma de doble filo, y los unos (pitos) te pueden ayudar a cerrar. Para jugar en parejas y hacerlo bien se necesitan años de práctica
    Cuando quieras te gano. 😉

      1. Sobre el tapete bailaban veintiocho fichas y una apuesta: la vida o la muerte. Era la última partida y la definitiva,
        Ella tenía malas fichas, muy malas, lo puedo asegurar porque yo tenía entre mis manos seis fichas insuperables: cuatro dobles y dos blancas. Podía hacer el cerrojazo en cuanto ella sacara.
        Entonces cometí el error. La miré un instante y la cagué. Sus ojos plateados atravesaron mi subconsciente y lo comprendí todo: ella era una guerrera Claymore. No tenía nada que hacer.
        Si no me travesaba su espada sería algún verdugo de ojos rasgados. Dejé mis fichas bocabajo y pasé turno. Un murmullo recorrió el casino/cadalso.

  3. Yo solía jugar al dominó hasta que me dejé de juegos cutres y descubrí el único juego realmente bueno de este mundo, el mus, donde evidentemente me presto gustoso a dar clases a quien guste, por algo soy el mejor jugador del mundo.

    Soy casi mejor al mus que al estar a tus pies. Besos.

      1. Un juego de cartas, de envites, apuestas, podríamos decir que tiene sus similitudes con el poker, pero se juega por parejas y tiene cuatro partes cada mano, es un juego complicado de aprender, pero apasionante como pocos, cuando quieras te enseño, hay sitios en la web para jugarlo.

  4. sin duda alguna el del doble nueve es mejor porque se deja aunque sea un poco al riesgo y al azar..el del 6.. una vez que aprendes a contar fichas..se vuelve muy difícil perder

Responder a hugo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: