Recordando

Sus ojos eran negros, casi azabaches… y tristes, muy tristes. Tenía los ojos más tristes que había visto vivir. La melancolía se le desbordaba en la mirada y no pude más que sucumbir a los lazos de su nostalgia. Las estrellas y  el vino tinto fueron el perfecto acompañamiento de un crepúsculo un tanto mágico.

Hoy, cuando las letras me traen su recuerdo, siento que el viento llega y me regala su abrazo.

7 comentarios sobre “Recordando

Agrega el tuyo

      1. Oh! Pero no lo sientas, recuérdalo con gentileza… y tal vez, dibújalo con la magia de lo pasado y encontrarás el límite de la fotografía, que no se deja enriquecer.

Responder a camarero Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: