Recordando

Sus ojos eran negros, casi azabaches… y tristes, muy tristes. Tenía los ojos más tristes que había visto vivir. La melancolía se le desbordaba en la mirada y no pude más que sucumbir a los lazos de su nostalgia. Las estrellas y  el vino tinto fueron el perfecto acompañamiento de un crepúsculo un tanto mágico.... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑