Agosto

Andrea, la hija del gobernador, era una niña dulce. Pecosa y flacucha, como renegando su clase, gustaba correr su potrillo blanco todas las tardes. Andrea fue una niña dulce hasta aquella noche de agosto. La hija del gobernador nunca había visto morir a un hombre. Nadie le había explicado el misterio de la sangre y sus ojos jamás habían presenciado un crimen.

Todo hasta aquella maldita noche de agosto. Aquel día, Andrea, la hija del gobernador, dejó de ser una niña dulce.

10 comentarios sobre “Agosto

Agrega el tuyo

  1. Mar: Tu profundidad conmueve. ¿Lo sabes? Lo sabes. Por eso agradezco más que escribas así, como al descuido, pretendiendo que ignoras cuánto cala una palabra.

  2. Yo te seré sincero, he estado dando al ratón para abajo a ver si seguía la historia, si la niña se deprimía o se convertía en una sádica de pelotas 😀

    Supongo que está así a posta, no sé, comoe ra tan dulce supongo que se tornó agría, pero me falta concretar que clase de niña amarga.

    Besos.

        1. Eso se da por supuesto, a ver si mañana tengo tiempo de verlo en condiciones, hoy estoy deslomadillo 😀 la edad, que no perdona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: