Burocratismos

Yo quería comprar sus derechos de aire, pero los burocratismos me lo impidieron. Yo quería comprar mi pedacito de cielo. Por la ventana de mi cuarto, en la que antes se asomaba el Sol para despertarme, una mole cimentada anuncia el inicio de un nuevo día... gris, oscuro... lleno de edificios. Las colas para comprar... Leer más →

A los de arriba

El que me tiró me tiró duro, vaya… durísimo, casi pa’ matarme. Tres infecciones en los riñones, un esguince, dolor de sacrolumbalgia, fiebre, catarro… etc. etc. etc. En un año he tenido más enfermedades que un policlínico municipal. Y graves. Nada de catarritos de media mañana… por poco me da hasta neumonía. Acabé siendo el... Leer más →

Uno

Tú y yo somos uno.  Con mis achaques y dolores milenarios y tus antiquísimas y cínicas maneras de reír. Somos uno. Y temblamos de miedo al comprobarlo. Como aquellas gelatinas de fresa que me servía mi mamá de postre los lunes. Somos  la mezcla perfecta de la paleta de colores, la melodía que cantaba la... Leer más →

La mejor despedida

Tenía el corazón en la mano cuando escribió la canción. Aquella noticia le había asestado el golpe más duro que hubo de soportar jamás: la perdería. El diagnóstico había sido seguro… le quedaba poco tiempo de vida. Pedro Junco murió con apenas 23 años, la tuberculosis fue su excusa. El bolero Nosotros fue la carta... Leer más →

Recordando

Sus ojos eran negros, casi azabaches… y tristes, muy tristes. Tenía los ojos más tristes que había visto vivir. La melancolía se le desbordaba en la mirada y no pude más que sucumbir a los lazos de su nostalgia. Las estrellas y  el vino tinto fueron el perfecto acompañamiento de un crepúsculo un tanto mágico.... Leer más →

Finales Felices

Ese momento en el que Eric besa a la sirenita Ariel, o el otro como-se-llame besa a la princesa Aurora, o Estetuniño besa (en un féretro ¡pa su madre!) a Blancanieves, ahí es cuando yo me pregunto, ¿quién coño parió a Walt Disney? Lo que me desespera más todavía es que, a los 5 años... Leer más →

Rumbeando

Sonó la música y bailé despojándome de los absurdos complejos del color de la piel. Los tambores movían mis caderas y las congas me estremecían los hombros. La saya, alada, con vida propia, rozaba con sus pliegues las manos que, enloquecidas, acariciaban el cuerpo de arriba abajo. El pelo se escapaba, enmarañado y rubio, de... Leer más →

La llegada

El hijo de Pilar y Daniel Weinberg fue bautizado en la costanera. Y en el bautismo le enseñaron lo sagrado. Recibió una caracola: -Para que aprendas a amar el agua. Abrieron la jaula de un pájaro preso: -Para que aprendas a amar el aire. Le dieron una flor malvón: –Para que aprendas a amar la... Leer más →

De luto

Hoy me salen letras tristes, como boleros viejos. Hoy me salen del alma lágrimas. La luna amaneció en mis pupilas y la noche no quiere dejar salir al Sol. El bulevar de los sueños rotos no lleva ponchos con musas. Las amarguras se han vuelto amargas. Hoy que la risa se vuelve llanto, lloro la... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑