El gato de Cheshire sonreía siempre porque, antes de conocer a Alicia, la Mona Lisa le había revelado su secreto.

Anuncios