Cuando se acaba el mundo lo único que queda es hacer el amor. Por eso Noé creó el arca. Por eso él me mira desde aquella esquina y sus manos recorren mis deseos.

Cuando se acaba el mundo, como ahora que la lluvia amenaza con inundar su cuarto, él llega a ponerlo todo patas arriba. Y no sabe que le escribo… le arranca notas a la guitarra vieja que acompaña todos sus recuerdos mientras yo, perdida en las melodías, sueño con deshacerme entre sus manos convertida en cuerda.

Cuando se acaba el mundo, como ahora, lo único que queda es hacer el amor.

Anuncios