El asalto

Aquellas manos largas le recorrieron cada centímetro de su cuerpo; yo lo vi. Su boca desapareció entre sus muslos y con cada beso nieblas oscuras ensombrecieron sus ojos. Fue como presenciar un asalto. Él, como galera pirata, desembarcó en la orilla y saqueó la villa, dejando apenas el rastro encendido de su presencia. Ella, convertida... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑