Aquel crepúsculo…

Las olas rompían con furia en aquel malecón añejo que protegía a la ciudad de un ataque divino; la espuma bañaba las rocas de la orilla y el faro, a lo lejos, proyectaba una luz guía. La tarde no alcanzó para soñar historias, para descubrir secretos, para concretar los besos… Sin embargo, la mar, con... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑