El elixir de la vida

La edad se ve en el rostro y se lleva en el alma… y hoy descubrí por qué. La clave de la juventud es la capacidad de asombro.

Cuando nacemos y abrimos los ojos por primera vez todo nos parece nuevo, cada segundo que pasa nos maravillamos por algo y la vida nos parece muy simple; sólo hay que alimentarse y dormir.

Sin embargo, mientras crecemos  vamos perdiendo la capacidad de asombro, la vamos dejando en el camino, como si regáramos margaritas con nuestra inocencia. En la adolescencia, por ejemplo, curioseamos los primeros besos, se descubre el sexo y se tienen  aquellas ideas geniales de que en la vida todos vamos a ser millonarios. Cada minuto se arriesga al tiempo buscando nuevas emociones.  Incluso las primeras discusiones y derrotas son nuevas… todo es nuevo. Los ojos de un quinceañero brillan, se le nota la fuerza en las pupilas, las ganas de crecer…la vida.

A medida que pasan los años las cosas ya no son tan nuevas, se dan los mismos besos y se tiene el mismo sexo… aunque cambian los cuerpos.  Los hijos crecen y se asombran por las cosas que ya tú consideras normales. Y el tiempo pasa y cada vez te asustas menos. Y las canas comienzan a salir y los ojos a arrugarse.  Y ya no tienes aquella mirada sincera que tenías cuando los quince. La ingenuidad va desapareciendo y aquel virus de la desconfianza que te empezó a crecer el día que te lastimaron va empañando el iris que destellaba estrellas.

Pero la naturaleza es sabia y, después de los sesenta, cuando vienen los nietos, la desconfianza deja espacio a la aceptación. La vida, aunque ya no te asombre, te parece buena, y te aferras a ella y no quieres dejarla. Las  pupilas destilan complicidad porque sólo tú sabes el trato que llevas con la muerte y juegas a la ruleta apostando tu cordura. Por eso te vuelves sabio, porque cada día te asombras de estar vivo.

Nadie lo sabe aun pero, el elixir de la vida, está en los ojos de los abuelitos.

30 comentarios sobre “El elixir de la vida

Agrega el tuyo

  1. ya llegara en mí esa edad, la de los abuelitos, pero confieso que aún me asombro, y me apasiona todo lo que hago, no en los mismos besos ni en el mismo sexo, sino en el asombro diario que uno le imprime a su vida, imaginando, soñando, creando, jugando y demás historias… besos querida

  2. Has llegado, por tu propia experiencia, a la misma conclusión que Lezama con respecto a la pérdida del asombro con la edad. No hay dudas de que te habita la poesía.

  3. me parece muy bonito, tu nunca pierdes la oportunidad de asombrarme, por eso me encanta tu blog,
    alguien dijo una vez que la gente inteligente nunca pierde tres cualidades de los niños
    1- Capacidad de asombro,, de las otras 2 no me acuerdo, (sera que me estoy poniendo viejo)

  4. tu me quieres decir que ya soy un abuelito??? bueno a lo mejor es asi,
    mira cuando me gradue de ingeniero en el año 95, me quede trabajando como profesor y por mi edad fui en ese momento, el profesor mas joven de la CUJAE, ahora trabajo como programador y en mi grupo somos 9 desarrolladores, y por desgracia soy el mas viejo de todos,

  5. Mar: Ya yo lo sabía: si con esa juventud has pensado y escrito este amoroso tratado de vida, te puedo pronosticar que dentro de muchos años serás la abuelita de los bellos ojos de elixir.

  6. Es lo que tenemos los ancianitos bondadosos y venerables, que nos enternecemos al leer cosas de esas, textos como estos me hacen ver que la vida es injusta, la naturaleza debiera dotar a las personas de cuerpo o de mente, nunca de ambas a la vez, es acaparar demasiado, tu acaparas.

    Hasta los pies son divinos, desde ahí abajo volveré a leer ese párrafo de la sabia naturaleza, que es realmente acojonante, qué grande eres niña.

    1. D, cada comentario que dejas me eleva los pies de la tierra 5cms, si sigues así nos veremos en las nubes.
      Casi segura estoy de que con esos post tan originales que escribes aun no has perdido la capacidad de asombro.
      Besos para ti desde las nubes.

      1. Iba a poner que no, que ya a estas alturas no me sorprende nada de lo que veo, cierto es que cada vez menos, pero sí, me sorprenden muchas cosas, algunas para bien, cuando veo gente como tú, como tú y muchos otros chavales y chavalas con mentes tan abiertas y preparadas, no es ya algo personal, que sabes que te aprecio horrores y te admiro de veras, es en general, lástima que el mundo no sea agradecido con vosotros.

        Yo ya me conformo con sobrevivir, con pasar los días y esperar que llegue el momento, cualquier cambio radical en mi vida creo que sería siempre a peor, es lo que me diferencia de vosotros, que aun podeis tenerlo todo.

        Besos.

        1. Mi madre es igual… los cambios le afectan mucho. Quizás en el fondo sea que se siente segura en su mundo, no sé. Pero tú Dessjuet, tú, aunque no se asombres mucho, todavía conservas un poco de chispa en los ojos, quizás cínica, cierto, pero tus pupilas aun alumbran. No dejes que se te apaguen nunca.

  7. Yo no estoy de acuerdo. Yo me asombro, con cualquier cosa: con los gestos de los niños, con los caprichos de las formas de las nubes, con los colores dorados que tiñen el malecón a las 7 de la noche (depende si es horario de verano), con casi cualquier cosa… todas las pequeñas cosas me pueden resultar tan interesantes….

    1. Ese eres tú, que aun tienes ojos de estrella y cambias lobo por logo.
      Ese eres tú… que seguro te disfrazas con años para confundir al enemigo.

  8. Hace dos o tres días me desperté soñando con mi abuelita y lloré. Fue un sueño triste, pasé un susto muy grande. Es raro porque nunca sueño con ella. Los recuerdos de los que añoro han sido bloqueados, encerrados en lo más profundo de mi para que no duela tanto.

    Extraño mucho a mi abuela, se me está poniendo muy viejita 😦

    1. Izma… así es la vida, por mucho que uno trate no recordar al final algo siempre viene a destapar la cajita de sueños que se tiene guardada. Igual sabes que aunque esté desde este lado del charco puedes contar conmigo cuando lo necesites.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: