Idea para un poema

Luisito me lo contó la noche de su visita, aquella mujer había sido una perra. Tanto amor desechado en un contenedor de curvas bonitas lo había llevado a escribir aquel poema. Un poema excesivamente cínico. Maravilloso… pero cínico. De esos como sólo Luis sabía escribir, con el cuerpo del poema dibujado en una escena. Siempre dije que Nogueras debió dedicarse al cine, o al teatro (a grandes obras con millonarias producciones), pero fue una lástima que se decidiera por la tristeza de los escritores.

Quizás por eso, cuando me contó de aquella arpía, sólo atiné a decirle que no le hiciera caso al destino, al final, “la suerte estaba echada”.

Luego de aquel poema siempre supe de dónde había sacado la idea.

La suerte está echada

Se acabaron los poemitas lacrimógenos

las noches de insomnio

los dos paquetes de cigarrillos al día

la falta de apetito

el mal humor

las miradas perdidas en el aire

detrás de moscas invisibles o musarañas.

Se acabaron los dibujitos abstractos

en el mantel con la punta del cuchillo

la palidez

los polvorientos sonetos con estrambote al estilo de Navarro

las miradas ansiosas al teléfono

el mudo interrogatorio al cartero

A partir de hoy todo va a cambiar

¿Te fuiste con tus lindos ojos azules?

Mala suerte

Que te vaya bien

(y los hermosos ojos azules

te los puedes meter en tu inolvidable culo)

Anuncios

35 comentarios sobre “Idea para un poema

Agrega el tuyo

      1. A tí te pegaría mejor uno dedicado a una mujer inalcanzable, un amor platónico vaya, sé que es una putada para tí, sobre todo si el mozo está de buen ver, pero es lo que tenéis las mujeres de pies tan hermosos (es que ahí abajo no consigo ver más).

        1. Mmmm yo siempre ando en vestidos… no estarás por el piso para ver mejor?
          Y eso de mujer inalcanzable no me gusta.. prefiero ser alcanzable, que después me quedo en Platón y se me pierde la nave para volver a la Tierra.
          Besos desde la altura.

  1. Mar: Este post y este poema me recordaron un poema (no cantado) de Silvio, titulado La charca, que hace años vi publicado en algún lugar. Decía más o menos así (versiones taquigráficas mías):
    “Me enjaboné la cara con la luna brillante de la charca, tomé un poco de luz, salpiqué mi rostro con reflejos y así me fui a saber si me querías. Pero tú me hallaste grillo eléctrico, payaso lumínico, cosa de risa y no de amor. Entonces me fui por donde vine y al mirar la charca comprendí que era de fango y guajacones. Hoy el único brillo que recuerdan sus aguas fue el espumoso orín que obsequié a la asesina de mis sueños”.
    Es una versión elevada de El despecha’o.
    Un placer leerte, como siempre.

    1. Gracias Enrique, el Wichy, como siempre, con su manera de escribir tan irreverente, hace que me apropie de sus poemas, aunque esta hiostoria de Silvio no la conocía. Y no es que sea morbosa, es que no todas las historias de amor terminan bien… y un poema como este, que además despunta con humor, siempre viene bien… así como tus comentarios.

  2. Ya sabía yo que no te íba a gustar la idea, pero entiende que eso es lo que me inspiraría a mí, porque para la gente como yo sí que eres inalcanzable 😀

    Y no, yo miro al frente, para apartarte zurullos del camino, no osaría mirar arriba, coño niña, si cuando me metí a ver los gravatares esos ya me sentía como violando tu intimidad, como para osar mirarte directamente 😀

    Un beso reina, que te lo mereces.

    1. Gracias dobles D, por el comentario y por andar apartándome “zurullos del camino”, que siempre ando en el piso fracturándome los tobillos.

  3. Todos los hombres de este mundo (y algunas mujeres) hemos escrito en más de una ocasión un texto parecido; la ira del amor perdido, la sensación de haber luchado por un ideal inalcanzable, nos produce una sensación de despecho que hemos de vomitar porque sino nos volvemos locos.
    Entonces, todas la dulces palabras tornan en lindezas de diverso pelaje; pero, amiga mía, ni con esas nos podemos engañar a nosotros mismos: hasta esa ultima palabra del poema está dicha con un amor que se sale del pecho del poeta remitente.
    La vida es así: el verdadero desamor produce silencio, desidia y, sobre todo, indiferencencia.
    El que dejó de amar, simplemente se va; el que aun sigue amando le gritará al desierto, a las nubes a los pájaros, a sí mismo, etc, etc, etc. 🙂
    Un abrazo, amiga cubana.

  4. muchachita, que dices ? El Rojo es un monstruo, un escritorazo entre los escritores, el teatro, el cine, todos beben de la literatura, dichosos los que saben sacar sus demonios, tristezas y alegrías y de paso sacarnos las nuestras, pero muy bonito post, gracias por compartir al Wichy y su poema irreverente, aunqe me sumo a los que esperan, fervientemente, no ser merecedores nunca de él.

  5. entonces es inolvidable(ya son palabras mayores, me parece..) ?? jaja..podemos seguir así hasta mañana, yo encantado de tu atención..

      1. Wichy fue una puerta a muchos de mis poetas favoritos, y nadie como él para manejar la poesía conversacional en nuestra lengua. Me hubiera encantado darle las gracias físicamente al pelirrojo mujeriego ese.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: